Siberia, Ragdog

Sin que sirva de precedente, esta semana hay dedicatoria.

No iba a a haber Canción de La Semana esta vez. En parte porque no me gusta publicar los fines de semana (cada uno con sus manías), pero sobretodo porque no encontraba ninguna canción que pudiera definir los últimos días o que me inspirara en lo más mínimo.

Se me olvidaba que en estos casos siempre suele acudir alguien al rescate para provocar que una pequeña chispa de inspiración se encienda.

Todos nos hemos encontrado en algún momento de nuestras vidas con personas a las que nos habría gustado ver irse a Siberia (no políticos, banqueros y demás, me refiero a gente relativamente cercana como compañeros de clase/trabajo/piso, vecinos e incluso parientes o amigos). Es más, les habríamos llevado amablemente al aeropuerto sólo para asegurarnos de que cogen el avión.

Los hay a los que quizás les habríamos pagado el billete siempre y cuando hubiera un contrato previo firmado ante notario en el que la persona juraría no volver jamás al país o, al menos, a nuestras vidas.

Y luego está esa clase de gente que consigue la difícil tarea de unir a un grupo sin nada más en común que un único deseo: perderle de vista. Que si organizaras un crowdfunding, en menos de 24 horas lograrías el dinero, ya no para el billete, sino para comprar un jet privado. Y probablemente llegarían mensajes del tipo “Si te dejas de chorradas y optas por un sicario discreto, te doy el doble”.

Así que esta canción es para todos esos a los que quisiéramos ver en Siberia o en otro planeta (si nos dejaran elegir). Ahora no nos podremos permitir pagar los vuelos, pero, ¿quién sabe? Soñar aún es gratis.

Y para mí ya no hay nada mejor que oír tu voz
diciendo que te vas, que no me aguantas
Ya te tengo algo que contar, una noticia genial
Vamos al chino a robar, que nos encanta

Y para mí ya no hay nada mejor que oír tu voz
diciendo que te vas, que no me aguantas
No quiero verte llorar, sabes que a mí me da igual
No quiero ver cómo estás
No quiero volver a hablar
de esa canción que te canté
para dormir

Y para mí ya no hay nada mejor
que ver cómo te vas a Siberia en avión
Y me escaparé cada vez que intentes despertar junto a mí
Junto a mí

Y para mí ya no hay nada mejor que oír tu voz
diciendo que te vas, que no me aguantas
No quiero verte llorar, sabes que a mí me da igual
No quiero ver cómo estás
No quiero volver a hablar

Y para mí ya no hay nada mejor
que ver cómo te vas a Siberia en avión
Y me escaparé cada vez que intentes despertar junto a mí
(bis)

Y para mí ya no hay nada mejor que oír tu voz
alejándose de mí
Ya no hay nada mejor que ver cómo te marchas
Cómo te olvidas de mí
Todo lo que te gustaba, yo lo odiaba
Yo te odiaba
Y para mí ya no hay nada mejor que está canción

Y para mí ya no hay nada mejor
que ver cómo te vas a Siberia en avión
Y me escaparé cada vez que intentes despertar junto a mí
Junto a mí

Anuncios

Un pensamiento en “Siberia, Ragdog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s