Transporte Público

Sólo para dejarlo claro, yo soy fan del transporte público. Puedes relajarte y leer (y sentirte muy hermanado cuando descubres que el que está a tu lado también se está leyendo Juego de Tronos), escuchar con calma ese disco nuevo que no has tenido tiempo de escuchar antes, disfrutar de la fauna urbana, enterarte de conversaciones interesantísimas (o no tanto, pero que te hacen muchísima gracia)… el que no se divierte es porque no quiere.

Una saga de libros apunto de convertirse en secta... Únete

Una saga de libros apunto de convertirse en secta… Únete, lo estás deseando

Será porque crecí en el centro de Madrid y nunca le vi la más mínima utilidad al coche. No había lugar de la ciudad a la que no pudiera llegar a golpe de abono transporte y fuera de ella, Auto-Res era mi mejor amigo. Y cuando me hice mayor y empecé a tener un radio de acción más amplio, siempre hubo un hermano, amigo o novio dispuesto a hacer de chófer en caso de necesidad. Aunque si no lo había, pues tampoco pasaba nada, en el peor de los casos siempre había un taxi deseando recogerte (ah, esos tiempos en los que podías permitirte un taxi, cómo los echo de menos).

Así que no me saqué el carnet de conducir hasta los 27 y fue más por un “hay que tenerlo” y “por si acaso” que por verdadero interés y mi coche llegó a mis manos casi por accidente (aunque confieso que luego he lamentado mi desidia al ver el precio del seguro). Lo que no significa que no me encante conducir y no adore a mi Corsita. Aún así, hasta hace muy poco, mi pensamiento era “¿pero para qué diablos quiero yo un coche en Madrid?”. Luego tus amigos se empiezan a mudar a las afueras y tú donde Cristo perdió las chanclas y todo cobra mucho más sentido. Pero incluso con éstas, no me pillarás en el centro con el coche ni muerta (salvo que tenga que cargar cosas, aunque eso no cuenta).

Mírale, que guapo mi niño

Mírale, que guapo mi niño

Resumiendo y por si no ha quedado lo bastante claro: adoro el transporte público, me encanta usarlo, me haría chapas, de verdad (las subidas de precio no me hacen tanta gracia, eso es cierto). Pero es que no me dejan.

Actualmente vivo tan cerca de Leganés, que cuando llamo al 010 me salta su ayuntamiento en vez del de Madrid. Según Google Maps (y todos sabemos que Google lo sabe todo) vivo a menos de 6 kilómetros del centro del pueblo, no llega a 15 minutos en coche (teniendo en cuenta que hay que callejear). Si fuera en Cercanías, cogiendo el metro hasta una estación con Renfe y demás, tardaría no menos de una hora. Si fuera sólo en Metro, tardaría casi hora y media de puerta a puerta. Llegaría antes andando si me atreviera a saltar por encima de la M-40.

Al Ikea de Alcorcón, aunque está un poco más lejos, algo más de 9 kilómetros, llegaría incluso antes porque sólo tendría que coger la A-5, unos 10 minutos. En transporte público, el trayecto más rápido que me da internet (que implica un autobús, cercanías y metro) es de una hora. Si sólo usara Metro sería otra hora y media.

Ahora hagamos el cálculo económico. Una vez más, según Google Maps, el precio por ir al Ikea sería 1,33 euros por viaje, es decir, poco más de 2,60 €. En Metro me costaría sólo 2,40 € (con el metrobús de 10 viajes) y tres horas de mi vida. En la versión rápida de transporte público me costaría 2,40 € de autobuses, 2,40 € de metro y 3 € de cercanías (todo ida y vuelta), un total de 7,80 euros. ¿Casi 8 euros por ir a Ikea? Lo siento, me cojo el coche que encima me permite traerme lo que vaya a comprar.

Tan cerca y tan lejos

Tan cerca y tan lejos

No soy ni de lejos un caso aislado, por supuesto. De Villaverde a La Gavia (otro gran centro comercial) hay menos de 15 kilómetros que te llevan más de una hora en transporte público con tres transbordos incluidos. Y si te pones a echar un vistazo al mapa de Madrid puedes encontrar unos cien ejemplos más en un ratito.

Es verdad que esos puntos al menos están conectados de alguna forma y que si quieres puedes, pero este es el momento en el que me pongo un pelín tocahuevos insistente y me pregunto cuanta gente en los PAUs o en barrios y ciudades dormitorio ni siquiera piensan en la opción de tardar hora y media en hacerse 10 kilómetros porque el medio de transporte público más cercano está a más de media hora andando a paso ligero y eso con suerte.

22 estaciones y 3 transbordos para 15 kilómetros

22 estaciones, una hora y 3 transbordos para 15 kilómetros

Yo entiendo que la infraestructura que implica el Metro es cara y las obras molestas y que no se puede tener todo, pero ¿tan difícil es establecer un servicio de autobuses que vaya hasta un importante centro comercial y de ocio? ¿No es posible que la gente le de uso, sobretodo las personas mayores o los adolescentes que aún no pueden conducir? ¿No hay nadie en mi barrio que trabaje por ahí y que coja el coche sólo porque no tiene alternativa? ¿De verdad soy la única que lo ve práctico? Que estamos hablando de 9 kilómetros, no de llevarme a Denia cada tarde.

Aunque al precio al que me están poniendo el transporte, ya podrían ponerme un autobús a mi permanente servicio en la puerta de casa para llevarme a Denia y a Cancún si me apetece.

Que si me queréis llevar a Denia, yo os dejo

Que si me quieren llevar a Denia, yo les dejo

Acabo de oír en La Sexta (no hace dos minutos) que Eurovegas irá para Alcorcón. Como para eso sí pongan autobuses desde mi barrio mis juramentos se oirán en Denia, en Cancún y en el espacio exterior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s